The Emancipating Opera

La tercera y última esfera cultural se define por la ópera, bastante acertada en una ciudad como Venecia con su historia cultural y política, donde tuvo lugar la primera actuación operística en 1637, un símbolo del clima de libertad que entonces experimentó la República. Se presenta una composición contemporánea en forma de cantata. Esta es una forma musical que nació en el siglo XVII al mismo tiempo que la ópera y el estilo barroco y es, a su vez, el primer estudio de caso de nuestro Museo Hegemónico. Esta forma musical más narrativa presenta alternancias de voces hegemónicas y subalternas que cantan en un coro. Toma la idea de la transfiguración de estos discursos a través de la emancipación de otros cuerpos que encarnan el ejercicio de una narrativa decolonial, estableciendo el cierre de este conflicto a través de esta ópera videográfica.

Otro modelo de narrativa y psique de subalternidad no hegemónicas y emancipadoras se establece y ejemplifica aquí en dos historias y cuerpos diferentes que son los protagonistas de este epílogo. El primero lo proporcionan los arrieros de los Andes, figuras que tipifican las perspectivas del “otro” no europeo. La figura del arriero se convierte en un personaje metafórico y mestizo, cuyos orígenes se encuentran en la historia de la conquista y la Colonia de Chile, y aún subsiste como una práctica nómada en los Andes de hoy, donde el medio ambiente es un espacio no hegemónico que revela la naturaleza y la cultura indómitas de tantos países no europeos. Este mundo natural que rodea su existencia, el Cajón del Calabozo, a una altitud de 4.000 metros en la cordillera de los Andes, pero también la historia y la cultura de las comunidades originarias talladas en piedra que permanecen como huellas materiales y culturales, se alternan con la hegemonía construida y alimentada por la ciencia, la historia, la filosofía, la psicología, la política, etc., a través de los volúmenes académicos que respaldaron los discursos de los estudios de caso del Museo Hegemónico y las formas dominantes de poder de la palabra impresa desde la Ilustración hasta nuestros días.

La segunda protagonista se convierte en otro cuerpo metafórico y social trascendido, a pesar de que su presencia es individual. Daniela Vega, la cantante y actriz transgénero chilena, da su interpretación final, una que sirve para proporcionar el contrapunto al arriero, de la alienación de su condición subalterna impuesta por la aplicación de las categorías y clasificaciones del poder hegemónico. Grabado en la Biblioteca Nacional de Chile, uno de los símbolos republicanos del siglo XIX del país, el cierre de la obra busca trascender ambas psiques, la del dominado y el dominante, y se presenta como una etapa del pensamiento decolonial, que, sin bajar la guardia, se considera distante del poder hegemónico que declara insuficiente y, por lo tanto, impertinente.

Research or Serie:
project type:
Type:
exhibition:
Venice Bienniale
Technique and/or objects:

..

dimensions:
Dimensiones Variables
city:
Venice
context:
58th Venice Bienniale
country:
Itally
year: